Preguntas y Respuestas respecto a Partidos Políticos

De wiki.tsje.gov.py
Saltar a: navegación, buscar

Contenido

1. ¿Qué es un partido político?

Los partidos políticos son organizaciones que cumplen la función política de representar e integrar diversos intereses de la sociedad. Tienen la particularidad de que, a diferencia de otras organizaciones que también representan intereses sociales, los partidos políticos aspiran a participar en elecciones [i]. Al respecto, el politólogo italiano Giovanni Sartori precisa que un partido político es “cualquier grupo político identificado por una etiqueta oficial que presenta en elecciones (libres o no) candidatos a cargos públicos” [ii]. Nótese en esta definición que lo distintivo de un partido político es participar en elecciones y la posibilidad de impulsar candidatos a cargos de elección popular.
La mayoría de los autores contemporáneos coinciden con ese elemento distintivo o singular de los partidos políticos. Por ejemplo, otro politólogo italiano señala que la actividad clave de los partidos políticos es la “participación en elecciones competitivas con el fin de que sus candidatos accedan a los cargos políticos representativos” [iii]. Asimismo, el profesor español Oñate, basado en LaPalombara y Weiner, considera que uno de los principales elementos de los partidos es la “búsqueda del apoyo popular normalmente a través de procesos electorales, esto es, mediante la presentación de candidatos a comicios para ocupar cargos públicos” [iv].
Diversos autores han señalado que los partidos políticos tienen otros elementos importantes de destacar más allá de la competencia electoral, como el tener una “organización formal, de carácter estable y permanente, y territorialmente extendida”, un “programa de gobierno con los objetivos a alcanzar, por mínimo y abstracto que sea” y el “objetivo de alcanzar y ejercer el poder político o de compartirlo, no conformándose con influir en el proceso de toma de decisiones” [vi].
Con esta misma orientación el autor Cotarelo subraya que un partido político es “toda asociación voluntaria perdurable en el tiempo, dotada de un programa de gobierno de la sociedad en su conjunto, que canaliza determinados intereses sectoriales (…) y que aspira a ejercer el poder político o a participar en él, mediante su presentación reiterada a los procesos electorales, si bien este último rango no tiene por qué ser inexcusable” [vii].
Estas definiciones que agregan otras funciones y objetivos a la dimensión electoral de los partidos políticos también traen consigo algunas limitaciones. Por ejemplo, pareciera exigirse que los partidos políticos -para poder serlo- deben ser perdurables en el tiempo y ser organizaciones estables, pero, lo cierto es que hay partidos de existencia temporal, efímera o coyuntural. Además el requisito de tener un programa de gobierno es un elemento que hasta hace muy poco pareciera generalizase como obligatorio en las democracias contemporáneas.

2. ¿Cuáles son las principales funciones de los partidos políticos actualmente?

Una de las principales funciones de los partidos políticos en las sociedades actuales es que “estructuran y transmiten la opinión pública, comunican demandas a los poderes políticos”, o como señala Manuel Alcántara,“intermedian entre la sociedad y el sistema político” [ix]. Además, “propician el control público del poder público y la influencia de los ciudadanos en las decisiones públicas, dan lugar a la formación de las principales instituciones políticas del país (…), colaboran a la integración y legitimación del sistema político en su conjunto o canalizan las protestas contra un sistema político determinado”[x].
Nótese cómo se destaca que los partidos tienen una función de compuerta o de “control de entrada” de los temas y demandas que estarán presentes en los procesos de toma de decisiones [xi] públicas, colectivas o que involucran de algún modo a toda la sociedad, y por eso, en algunos textos se definen esta actividad como básica para que el sistema político “funcione” (operatividad del sistema político).
Pero las democracias no son sistemas donde las diferencias, discrepancias y hasta el conflicto social no existen. Al contrario, las diferencias son un valor en las democracias, pero se reconoce que a diferencia de otros regímenes, en las democracia el conflicto se canaliza productivamente en instituciones y procedimientos legales y legítimos. Al respecto, los partidos políticos actúan como “agentes de la gestión del conflicto”, representando diferentes opciones y divisiones sociales y también funcionando como instrumentos para su eventual articulación o integración [xii].
Al describirse estas funciones de los partidos políticos surge la inquietud: ¿Tienen estas organizaciones la responsabilidad de representar los intereses de toda la ciudadanía o la sociedad?, y esta duda nuevamente nos obliga a reflexionar sobre la definición de partido político como una asociación voluntaria de ciudadanas y ciudadanos que puede representar intereses generales o muy incluyentes tanto como intereses muy específicos.
A modo de resumen se puede clasificar las funciones de los partidos políticos en dos grandes dimensiones, las funciones sociales y las funciones institucionales [xiv].
Funciones Sociales Funciones institucionales
* “Formar, articular y canalizar la opinión pública” [xv]. * Reclutar a las elites dirigentes, seleccionar a los candidatos que se presentarán a elecciones y ocuparán cargos públicos y designar los cargos políticos en la administración
* Transmitir determinados valores y pautas de conducta que estructuran identidades políticas. * Canalizar las opciones de la ciudadanía en el procedimiento electoral.
* Canalizar parte de la pluralidad de intereses de la sociedad. * Realizar actividades como las campañas electorales, la elaboración y difusión de programas, la participación en el escrutinio y el control de las votaciones.
* Transformar y concretar las demandas e intereses de la sociedad en medidas y decisiones políticas por parte de las instituciones. * “Participación formal en la contienda electoral” [xvi]
* “Movilizar a la opinión pública, haciendo posible la participación política” [xvii], fuera y dentro de las instituciones. * “Formar, dirigir y controlar la acción de Gobierno”[xviii]
* Integrar y legitimar el sistema político, ya que mediante los partidos se discuten y controlan las decisiones políticas. * Organizar y componer el Parlamento, con todas las funciones que esto implica.
* Moderar las posiciones de la sociedad civil al canalizar el conflicto y la protesta hacia las instituciones.
Fuente: Oñate (1997). P: 262-264.

3. ¿Qué diferencia a los partidos políticos de otros actores políticos y sociales?

Los partidos políticos no son las únicas instancias sociales y políticas que actúan como compuertas entre las instancias de toma de decisión pública (sistema político) y el resto de la sociedad. Los grupos de interés (v. g. asociaciones, iglesias, los medios de comunicación), los grupos de presión (v. g. sindicatos, cámaras empresariales) y nuevos movimientos sociales (v. g. anti-globalización), también representan intereses, movilizan a la sociedad y plantean demandas y apoyos en los procesos de toma de decisión. Durante muchos años estas acciones fueron desarrolladas casi de manera exclusiva por los partidos políticos. Sin embargo, en las últimas décadas y en la mayoría de las democracias contemporáneas los partidos políticos han disminuido su protagonismo en la ejecución de estas funciones o, al menos, se han visto competidos por esos otros grupos de intermediación y representación [xx] .
En algunos países se han introducido reformas que permiten que otros grupos o personas (v. g. comités cívicos, libre postulación, candidaturas independientes) participen en elecciones postulando candidatos a puestos de elección popular en ámbitos como municipios y poderes legislativos. Esto significa que actualmente los partidos políticos son competidos hasta en esta función en la que hace poco eran exclusivos o monopólicos. Sin embargo, sí es válido aún distinguir a los partidos políticos de esos otros actores políticos y sociales en que son los únicos que desde su nacimiento “aspiran a participar a elecciones” [xxi] de manera explícita.
Como señala Bartolini, es consustancial a los partidos políticos la “participación en elecciones competitivas con el fin de que sus candidatos accedan a los cargos políticos representativos”[xxii]. Los partidos políticos “actúan en el escenario electoral y compiten por los votos con otros partidos”[xxiii]. Lo cierto es que, a pesar de las rupturas del monopolio partidario en la participación electoral, los partidos políticos continúan diferenciándose de los otros actores políticos y sociales en la función expresa de formar Gobiernos y Parlamentos.

4. ¿Qué importancia tienen los partidos políticos para el sistema y el régimen democrático?

Para Alan Ware es difícil imaginar que en los Estados contemporáneos pueda existir una política sin partidos. Esta autor señala que en la actualidad sólo hay dos tipos de Estados que no tienen partidos políticos; las regiones pequeñas gobernadas por familias y los regímenes que han prohibido los partidos políticos y están gobernados por los militares, o bien, por gobiernos autoritarios apoyados por los ejércitos.
Pero aún son más importantes los partidos políticos para la existencia y desarrollo de las democracias. Como afirmó oportunamente Schattschneider “los partidos políticos crearon la democracia” y la democracia moderna es impensable sin la participación de ellos. En la realidad, no existe en el mundo contemporáneo un régimen democrático sin partidos políticos.
Esto es fácil de entender porque las democracias son justamente una forma de gobernar caracterizada porque sus reglas y procedimientos se fundamentan en un mínimo indispensable de requisitos en su origen, a saber [xxiv]:
  • Existencia de elecciones periódicas para nombrar al Poder Ejecutivo o Legislativo
  • Existencia de al menos dos partidos políticos o grupos que luchan por el poder en cada elección
  • Garantía del derecho a emitir un voto único a todas y todos los ciudadanos en cada elección.
  • Garantía de quien gana las elecciones ejerce el gobierno hasta las próximas elecciones.
  • Imposibilidad de alterar la extensión de los períodos de gobierno en forma unilateral por el partido o grupo en el poder
Adicionalmente, los partidos son sumamente importantes para las democracias porque son “vehículos del pluralismo político” [xxv], que permiten que se formen grupos que reúnan personas con intereses similares y así se representen las diferencias políticas en una sociedad de modo que puedan ser canalizadas esas diferencias o incluso disputas por medios institucionalizados y cívicos. “Las sociedades humanas siempre han sufrido divisiones internas de carácter político” [xxvi], divisiones que son manejadas y controladas por medio de los partidos políticos.
La presencia de los partidos políticos en una sociedad moderna es “garantía del imperio de las formas democráticas de gobierno” [xxvii] y han logrado construir un orden institucional que se sobreponga a otro tipo de instituciones y grupos como “las monarquías, las élites tradicionales, las burocracias civiles y militares” [xxviii]. De esta forma, los partidos han sido muy importantes para el establecimiento y consolidación de los sistemas democráticos pues estos “basan su propia existencia en el consenso político acerca de que tal enfrentamiento ha de ser siempre resuelto de acuerdo con rules of game [las “reglas del juego”] democráticas, las cuales, en todo caso, incluyen la competencia electoral entre partidos” [xxix]
A modo de resumen, los partidos políticos han permitido que el poder se ejerza de forma organizada y con viabilidad [xxx] y permiten el funcionamiento de las democracias al ser los canales adecuados del pluralismo [xxxi] y las demandas, reconociendo y haciendo productivo el conflicto en las democracias contemporáneas.

5. ¿Qué es un sistema de partidos?

Posiblemente la definición más aceptada es la expuesta por Bartolini al decir que el sistema de partidos “es el resultado de las interacciones entre las unidades partidistas que lo componen; más concretamente es el resultado de las interacciones que resultan de la competición electoral”[xxxii]. De esta forma, el sistema de partidos no es sólo la suma de los partidos que lo componen, sino la interacción de estas partes [xxxiii].
Sin embargo, aunque no es la suma de partidos, el sistema de partidos sí “está influido y determinado por la naturaleza de los partidos que lo componen”, de forma que las partes influyen también en el conjunto. Al mismo tiempo la interacción del sistema influye en la naturaleza y el comportamiento de sus unidades particulares o de los partidos específicos [xxxiv].
Con respecto al sistema de partidos se puede estudiar muchos elementos sobre la interacción de los partidos políticos como por ejemplo el número de partidos que tienen, su fuerza electoral, la distancia ideológica entre los partidos, la forma de competencia electoral o su actitud frente al sistema político [xxxv].

6. ¿Qué es un sistema electoral?

Para algunos autores el sistema electoral es sinónimo de derecho electoral, régimen electoral, proceso electoral y en general todo lo que se enfoca o trata de reglamentar la materia electoral, desde el sufragio hasta el contencioso electoral [xxxvi].
Una definición más específica es la que expone Dieter Nohlen al decir que “el sistema electoral tiene por finalidad determinar las reglas según las cuales los electores expresan sus preferencias políticas en votos y según las cuales se pueden convertir votos en escaños parlamentarios o en cargos de gobierno” [xxxvii].
Esta noción expone que el sistema electoral se encarga de fijar las reglas que sirven para transformar los votos en escaños o en cargos de elección popular o lo que es lo mismo, definir la forma en que “los votos se traducen en escaños” y en consecuencia, “dan forma al sistema de partidos y afectan el espectro de representación” [xxxviii].
Una manera sencilla de entender entonces el sistema electoral consiste en identificarlo como “el método por el cual los ciudadanos eligen a sus representantes”[xxxix], lo que hace que tenga una radical importancia para las democracias contemporáneas. y que
Por supuesto que el sistema electoral es producto de las decisiones que se tomen en el debate político y en la interrelación de fuerzas (principalmente los partidos políticos) presentes en un momento particular de la historia de un país [xl]. El sistema electoral es resultado de decisiones de los líderes políticos y los intereses que estos representan, y por eso, siempre son motivo de polémica las demandas o iniciativas por modificar esas reglas del juego
El sistema electoral está conformado por varios elementos técnicos como:
  • las circunscripciones electorales (conjunto de electores en un espacio, territorio o lugar, a partir del cual se reparten los escaños o los cargos de elección popular);
  • las formas de candidatura (individuales, listas, nóminas o planchas);
  • las modalidades de votación (un voto);
  • las fórmulas en que se convierten los votos en escaños. [xli]
La importancia del sistema electoral radica en que en buena medida determina las posibilidades de éxito o fracaso de los partidos políticos en la competencia por el poder, sea puestos en el Ejecutivo o en el Parlamento [xlii]

Bibliografía utilizada

  • Alcántara Sáez, Manuel (1997). “Las tipologías y las funciones de los partidos políticos” EN: AA.VV. Mella Márquez, Manuel –editor-. Curso de Partidos Políticos. Capítulo II. Madrid: Akal Ediciones.
  • Artiga González, Álvaro (2000). La Política y los Sistemas de Partidos en Centroamérica. San Salvador, El Salvador: FUNDAUNGO.
  • Bartolini, Stefano (1996). “Partidos y sistema de partidos” EN: Pasquino, Gianfranco y otros. Manual de Ciencia Política. 8va. Reimpresión. España: Alianza Universidad Textos.
  • Dahl, Robert A. (1971). Polyarchy. New Haven: Yale University Press.
  • Hernández Bravo, Juan. (1997). “La delimitación del concepto de partido político. Las teorías sobre el origen y evolución de los partidos”. EN: AA.VV. Mella Márquez, Manuel –editor-. Curso de Partidos Políticos. Capítulo II. Madrid: Akal Ediciones. AA.VV.
  • Lipset, Seymour M. (1981). Political Man. The Social Basis of Politics. New York: Doubleday & Company Inc.
  • Nohlen, Dieter (2006). “Tendencias internacionales en el desarrollo de los sistemas electorales”. En. Elecciones. Año 5, No. 6. Noviembre 2006. Perú: Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).
  • Novaro, Marcos (2000). Representación y liderazgo en las democracias contemporáneas. Argentina: Homo Sapiens Ediciones. Politeia.
  • Oñate, Pablo. “Los partidos políticos” (1997). EN: Del Águila, Rafael (1997). Manual de Ciencia Política. Madrid: Editorial Trotta. Páginas 251 – 269.
  • Rosales, Rotsay (2009). Los partidos políticos: institucionalización, democratización y transparencia. San José, Costa Rica: Editorial Educatex / IIDH-CAPEL.
  • Sánchez C., Fernando F. (2007) Partidos políticos, elecciones y lealtades partidarias en Costa Rica: erosión y cambio. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca.
  • Ware, Alan. (2004). Partidos políticos y sistema de partidos. Madrid, España: Ediciones Istmo S.A.
  • i von Beyme, Klaus citado por Artiga González, Álvaro (2000). P: 13.
  • ii Sartori, Giovanni citado por Alcántara Sáez, Manuel (1997). P: 43.
  • iii Bartolini, Stefano (1996). P: 217.
  • iv Oñate, Pablo. (1997). P: 253.
  • vi Ídem
  • vii Cotarelo citado por Artiga González, Álvaro (2000). P: 14.
  • ixAlcántara Sáez, Manuel (1997). P: 43.
  • x Oñate, Pablo (1997). P: 251.
  • xi Morlino, Leonardo citado por Alcántara Sáez, Manuel (1997). P: 53.
  • xii Lipset y Rokkan citados por Alcántara Sáez, Manuel (1997). P: 42.
  • xiv Categorías planteadas por Oñate, Pablo. (1997). P: 262-264.
  • xv Ibíd. P: 262
  • xvi Ibíd. P: 263
  • xvii Ibíd. P: 262
  • xviii Ibíd. P: 263-264
  • xx Rosales Valladares, Rotsay (2009), P: 127 – 135.
  • xxiVon Beyme, Klaus citado por Artiga González, Álvaro (2000). P: 13
  • xxii Bartolini, Stefano (1996). P: 217.
  • xxiii Panebianco, Angelo citado por Hernández Bravo, Juan. (1997). P: 32.
  • xxiv Dahl 1971 y Lipset 1981 páginas 27- 28.
  • xxv Hernández Bravo, Juan. (1997). P: 22.
  • xxvi Ibíd. P: 14.
  • xxvii García Pelayo citado por Alcántara Sáez, Manuel (1997). P: 48.
  • xxviii Bartolini, Stefano (1996). P: 246.
  • xxix Hernández Bravo, Juan. P: 21.
  • xxx Ibíd. P: 13.
  • xxxi Dahl, Robert citado por Alcántara Sáez, Manuel (1997). P: 41.
  • xxxii Bartolini, Stefano (1996). P: 217-218.
  • xxxiii Ibíd. P: 219
  • xxxiv Ídem
  • xxxv Artiga González, Álvaro (2000).
  • xxxvi PNUD (2005) citado por Nohlen, Dieter (2006). P: 295
  • xxxvii Nohlen, Dieter (2006). P: 295.
  • xxxviii Sartori citado por Sánchez, Fernando (2007). P: 105
  • xxxix Nohlen citado por Sánchez, Fernando. (2007). P: 105.
  • xl Nohlen, Dieter (2006). P: 294.
  • xli Hernández Naranjo, Gerardo (2007). P: 245 y Nohlen, Dieter (2006). P: 295.
  • xlii Nohlen, Dieter (2006). P: 294.